Dianas

No llores, Tito.

Tampoco te culpo…nos hicieron lloricas; lloricas y desconfiados. Pero es hora de madurar. Profesionalmente hablando nos queda un largo camino.

No voy a dar mi opinión, sino la de mi fisionube.

En la pirámide de la práctica de la fisioterapia, parece que la cosa va así:

img_20170112_150355

Pues, ¿de qué nos sirve una caja llena de llaves si no reconocemos la cerradura? ¿para qué un saco de flechas si disparan al aire?

Más cerraduras, más dianas.

El tomate es una fruta, eso ya lo sabemos los fisios sin red. Y disponer de una bolsa llena de fruta para hacer macedonia está genial…pero a veces servir simplemente el tomate con sal, es un acierto. Con esto la fisionube quiere decir que haciendo un símil con la cocina, a veces la calidad reside en el menos es más, siempre desde la base de un buen razonamiento.

Y el razonamiento clínico se apoya en evidencias, experiencias y por supuesto en el paciente.

Para un buen resultado es necesario un buen diagnóstico. Trabajar elegantemente, ordenadamente. La higiene en fisoterapia práctica requiere limpieza. El diagnóstico nos ordena los pensamintos para dejar claro el camino de la terapéutica. La táctica requiere método.La estrategia no improvisa.

Otra historia son las preferencias del paciente. Podemos ir a comer a un fast food o a casa de la abuela. La diferencia es ir al primero a sabiendas de lo que hay.

Por que con el diagnóstico realizamos un tratamiento…el resto es tocamiento.

Debemos luchar por el prestigio. Y para ello la lealtad al profesional es clave. No es jugar a ser médicos, es tomarnos la fisioterapia en serio. El respeto al paciente comienza con un buen screening. Y continúa con la escucha activa. No somos Dioses, somos humanos repletos de sesgos. Hacernos conscientes de nuestras propias banderas nos hace conscientemente incompetentes y ese es el primer paso para la metacognigcion que hará que pensemos y que el paciente nos respete.

 

Luego también están las cerraduras. Algunas son ( con todo el respeto a la complejidad del ser humano, su desequilibrio inherente y su química), simples.

Otras, complejas. Necesitarán varias llaves y algunas las tendrá el propio paciente.

Por esto es, que llorar no sirve de nada; sólo para perdernos las estrellas.

Más pensar, y luego el tratamiento debe brillar por su simpleza.

Que eso dice la fisionube, (yo a veces también lloro).

Tendremos que seguir pensando. Y confiando en los compañeros.

 

Fisios

Y de repente un habitante del exterior de la aldea de muro semipermeable lanza un mensaje a los fisiopedagogos y a los artesanos de los alrededores.

¿hasta dónde llegarán sus reflexiones?

arturo goicoechea

La práctica médica está enmarcada en los límites de dos objetivos: el diagnóstico y la terapia.

Al profesional se le pide que diga lo que uno tiene. Al menos que le ponga un nombre, aun cuando eso muchas veces no aporta gran cosa.

– Tiene usted cervicales… desgaste… contractura… distensión… sobrecarga… estrés…

Una vez puesta la etiqueta el ciudadano espera el remedio o ¡qué menos! el alivio, la terapia.

– Deme algo, al menos, para quitar el dolor o reducirlo, para poder ir tirando…

Los profesionales salimos del apuro tirando de etiquetas y de terapias. Al menos, que se vea que hemos cumplido con lo que se nos exige.

En la cuestión del dolor crónico no es fácil sugerir etiquetas precisas ni garantizar alivio. Cuando los fármacos y las alternativas fallan, los doloridos esperan que las buenas manos de un fisio disuelvan desde la superficie males profundos, con masajes, estiramientos…

Ver la entrada original 477 palabras más

El mejor.

img-20160123-wa0002

– Cuando quieras, Alberto.

– ¿Ya te digo?

– Sí. Lo que me cuentes yo lo escribo tal cual, ¿vale?

– ¡Sí!

A quien corresponda:

Mi nombre es Alberto y tengo doce años. Desde que me acuerdo voy a fisioterapia. Mi cuerpo y yo trabajamos duro junto con la ayuda de Ana. No sé si el nombre de mi enfermedad es importante. Tampoco si mi fisio me ha diagnosticado o no. A mi lo que me importa es que ya puedo arrastrarme por el suelo para jugar con Mario, levanto la cabeza para ayudar a mamá a lavarme el pelo y puedo ponerme de pie para la ducha cuando mi hermana Julia me lleva a la piscina los viernes.

-¿Voy bien?

– Perfecto.

No entiendo de luchas que no sean aquellas por las que vale la pena pelear. Mi pediatra y mis padres hablan muchas veces de eso con mi logopeda. No sé por qué hay gente que se empeña en decir lo que los demás pueden o no pueden hacer.  No sé tampoco si cuando estoy triste  mi cuerpo responde mejor o peor; mi neuropsicólogo y mi terapeuta trabajan conmigo igual. Bueno, no. Ese día me dan más abrazos.

Me decía ayer mi hermana mayor, que estudia enfermería, que hay gente que dice que las emociones se reflejan en la espalda. A mi la verdad me parece una chorrada.

-¿Puedo decir eso?

-Claro.

Pero sólo tengo doce años. Aunque ahora que lo pienso mi hermana estudia muchísimo y lee todos los días; y ella habla de un sabio que se llama Razonamiento y de una tal Evidencia, (creo que se dice así) y parece que están conmigo.

El otro día mi amigo Paúl se torció el tobillo. Ese día no fué a clase y no pudo echarme una mano en cono. Menos mal que la seño le dijo a Clara, mi PT, que  viniera un rato.

Mi abuela se partió la cadera y le dije que si quería yo hablaba con Ana. Seguro que podría ayudarle a volver a caminar. Entonces me dijo que no me preocupase que ella ya tenía fisio. Yo no me fiaba de la otra porque creía que Ana era la mejor fisio de España.Pero entonces después de algunas semanas mi abuela caminaba bien, y entonces pensé que como yo aún no caminaba quizás la mía era la segunda mejor fisio de España. Pensé en llamar a mi abuela y cambiarme pero luego me sentí muy mal. Esa noche lloré ( y no me dolió más la espalda por cierto) y mi papá me contó una cosa. Me dijo que cada uno tenía una forma de moverse por el mundo. Los pájaros “pajareaban” por el cielo. Las ballenas azules “balleneaban” por el agua. La abuela “abueleaba”; y yo me movía como un Alberto; un precioso y fantástico Alberto de doce años. Y entonces me acordé de Ana, y su frase sobre el movimiento y la normalidad y la función.

– No recuerdo bien la frase.

– No te preocupes.

Bueno que todo esto es porque vi ami hermana enfadada y a Ana hablando con el médico de una gente de Madrid ( creo) y de unos fisios de España, mejores o algo así. Y porque mi amigo Paúl presumía en mates de  que su fisio era el mejor. Y dale con el mejor. Me sentí agobiado ( pero no me dolió más la espalda ni nada tampoco esta vez).

Y yo pienso que el mejor fisio de España es el de mi abuela para “abuelear”, el de Paúl para “paulear” y Ana es la mejor fisio de España para que yo le de besos a mi madre desde mi silla cuando me lava el pelo.

Y nada más.

– ¿Hemos terminado?

-Sí. ¿Lo publicas?

Cómo ser un profesional sanitario Innovador

Featured Image -- 1172

Social Media Salud

IMG_20160724_201513Es curioso el paradigma sanitario que tenemos en España para la innovación: somos una Sociedad de gran capital de talento, y se están moviendo muchos grupos con actitud innovadora, pero la gran presencia y dependencia de los ordenamientos profesionales del Sistema Sanitario público sujeta – debido a sus verticales jerarquías sindicales escasamente inclinadas al cambio – que muchos profesionales estén viendo frenados sus ritmos.

Ahora bien: ¿Un innovador es aquel que inventa o descubre cosas materiales? Va más allá. La innovación en Sanidad no sólo es adoptar, inventar o producir elementos del equipamiento sanitario tecnológico o farmacológico: También son innovación los flujos de trabajo (el método de trabajar) de conectar entre profesionales y sistemas, y la forma de envolver la atención al paciente para mejorar resultados numéricos y cualitativos en los procesos asistenciales.

Y, como en la Innovación Educativa, también es innovación el saber compartir y trasladar el conocimiento.

Con todo…

Ver la entrada original 1.251 palabras más

Historia a medias. Conclusiones

Tal y como expresa Nacho en su segunda entrada sobre caballos y demás cuadrúpedos, nuestro objetivo con las dos primeras es provocar al lector y reflexionar acerca de cómo funcionamos los fisios a la hora de razonar ciertas cosas.

Por ello, si aún no has leído las entradas anteriores, por favor,  te invito a que lo hagas antes de proseguir por aquí.

Diríamos que la idea es sacudirnos un poco más y reflexionar sobre la necesidad de aplicar el ya famoso razonamiento clínico extrapolado a ámbitos, digamos, transversales de nuestra Lex Artis.

A la fisioterapia y los fisioterapeutas nos falta entrenamiento táctico. Y es mi opinión, que no nos vendría nada mal un poco de autocrítica o reflexión sobre esas banderas amarillas que nos sesgan no sólo en la toma de decisiones intraclínica sino en la “ultraclínica” (permítanme la expresión).

En cuanto a la historia…correlación no implica casualidad.Aunque, como decíamos, saquen sus propias conclusiones… es la chispa de la deducción la que debe saltar en cada mente.

 

Sólo añadir a las notas a pie de página de Fabiani, y en referencia a mis colegas @marivi_roman , @david_kinet y @villovi_fisio que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Buena lectura!

Historia a medias… reflexión.

Nacho Fabiani

Tras un debate sobre la falta de razonamiento clínico y pensamiento crítico en la profesión y la universidad en whatsapp, me llegó un mensaje atractivo de Inma “Niño, ¿Hacemos una entrada a medias?”  y ahí empezó el reto…

(si no has leído la entrada previa a esta, te recomiendo que lo hagas antes de continuar y “juegues” a intentar saber que pudo pasar o que crees que pasó)

blade-949101_1920

Planteamos un juego, un caso ficticio desde dos puntos de vista. Un suceso común, un paciente que no vuelve, y no avisa… y el Fisioterapeuta empieza a plantearse porqué. Hubo una derivación de por medio ¿Sería ese el problema? Si así fuera ¿tenemos los datos necesarios para concluir eso? Solemos pensar siempre en alguna opción, por experiencias previas, afinidad, defensa, preferencias… pero ¿es la opción más plausible? ¿tenemos todos los datos o los obtenemos antes de formular una hipótesis? Ese era el…

Ver la entrada original 821 palabras más

Historia a medias.

navaja-entrada

Tres opciones posibles, caballo, cebra y unicornio. Correlación y Causalidad. Dos historias. Saquen sus propias conclusiones.

Tres amigos discuten mientras esperan que les den acceso al ferri dentro de un vehículo.

El motivo de su conversación surge de un extraño Van que se engancha al coche que tienen justo por delante.

– Está enganchado al coche, por lo que se trata de un remolque. Aunque es un tanto peculiar- opina uno.

– Ya, pero ¿qué lleva dentro?- se pregunta el conductor.

– Es un animal. Os apuesto lo que queráis- propone el copiloto.

– Apostamos lo que digáis, menos la comida del ferri. No vale para nada-se escucha desde detrás del coche.

– Bueno; observemos– dice el conductor.

Los tres fijan su atención desde la lejanía mientras comienzan a moverse y pierden de vista el vehículo que accede antes que ellos en el interior del barco.

– Creo que he visto un cartel. Conozco esos carteles. Te ponen algunos datos de interés que aclaran el contenido y características de las mercancías-opina uno.

– ¿Y si averiguamos algo más?-propone otro.

– De acuerdo; una manera interesante de pasar el viaje-dice el tercero.

Los tres se bajan del vehículo y se dirigen al otro coche. El conductor del vehículo que tira del Van ha desaparecido. Rodean el mismo y en la parte trasera del enganche encuentran el cartel.

-“Transporte de animales vivos”- lee en voz alta uno.

– Pues sí que es un animal.

-Os lo dije.

-Ya, ¿pero cuál?-dice mientras se agacha buscando más información.

– Puede ser uno muy grande; este chisme es enorme.

-O contener muchos animales pequeños.

– ¿No veis que es para caballos?

– ¿Qué te hace suponer eso?- pregunta uno mientas continúa leyendo la etiqueta-. Mirad, aquí abajo pone  “Origen Madagascar”.

-¡La leche! ¿Madagascar?- exclaman al unísono los otros dos.

-Una vez vi una peli de dibujos con mi sobrino…

-¡No irás a decir que lleva pingüinos tío! Yo también vi la peli.

– ¿Pingüinos? Yo iba a decir cebras…

– Sigo pensando que es un caballo, señores.

– ¿Y qué te hace estar tan segura?

– No lo estoy. Habrá que examinarlo más detenidamente.

Los tres sujetos, divertidos, comienzan a moverse en torno al vehículo de transporte de animales vivos y empiezan a sentir un fuerte olor.

–  Huele a…

– ¡Mierda!- exclaman entre risas, mientras se tapan la nariz.

– Este tipo acaba de mandarnos un mensaje… ¡dejadme en paz!

– Una vez vi un unicornio- se escucha desde detrás del van.

– ¡No fastidies tía!

–  Os lo juro. Fui con mi primo a una de esas convenciones frikis sobre una saga famosa de magos. Y allí estaba; os juro que parecía auténtico.

– No alcanzo a ver por las rendijas-dice resoplando uno de ellos mientras salta intentando asomarse al interior.

En ese momento se escucha un sonido procedente del interior del Van.

Los tres se miran sorprendidos. Pero justo a continuación un aviso más potente procedente de la megafonía del barco les alerta que está prohibido permanecer en las bodegas mientras éste esta en marcha.

Al subir las escaleras se escucha la voz de una mujer que, presurosa, baja con un trabajador del barco. Ambos hablan acaloradamente.

-…no creo que sea un problema, lo traigo de vuelta y se encuentra vacío.

– De todas formas es mejor llevarlo al lugar apropiado señora, aunque esté vacío. Son las normas.

-Tendría que hacer una llamada. ¿Me dejarían un teléfono?

-Hablaré con el encargado…

Al llegar a la cabina interior los compañeros siguen con la discusión.

-Sonaba como un relincho – dice uno de ellos mientras se asoma por la ventana.

-¿Y cómo suena una cebra? – le pregunta otro buscando algo en la mochila.

-Necesitamos más datos– le contesta.

-¡Necesitaríamos más conocimiento sobre los cuadrúpedos por Dios! – exclama el tercero bostezando.

-Cierto- opina el primero oteando en el horizonte desde la ventana.

-Entonces, ¿qué?- susurra el tercero casi dormido.

-Pues nada. Me temo que tendremos que pagarnos cada uno la comida- comenta el segundo sacando dinero de la mochila.

-Lo que os diga. Un caballo-sentencia el de la ventana.

-Ya sabemos que no es muy especial pero es lo que hay- dice el segundo con un billete en la mano.

-Me hubiese gustado la cebra. Son más especiales-piensa en voz alta el tercero reclinándose en el asiento.

-¡Yo me refería a la comida! Además, ¡al final no llegamos a apostar nada!-  dice el segundo  mientras se levanta y se dirige dirección al bar.

Ver más| historia

 

 

La rebeldía dormida

water_lilies_claude_

Lentamente, sin prisas. Pero Muévete. Muévete para seguir vivo.

No corras, si no quieres. Camina,salta,respira, chasquea, aplaude, inclínate, reclínate, aúpate, baila, arrástrate, sonríe, o ¡llora!

Sé creativo, flexible, lidera o sigue al líder. Crea movimiento.

Piensa con la mente y con los dedos, con los párpados, con tu ombligo, con tu orgullo, con tu boli, con tu miedo, con tu mirada; piensa con la experiencia, con la palabra.

No te centres en lo que no puedes hacer. La fisioterapia está repleta de capacidades.

Lo imposible es posible si sabes cómo mover las letras.

La imaginación no se riñe con la ciencia, y es aliada de la consciencia. El movimiento ilumina el cerebro incluso cuando sólo lo pensamos.

Tenemos suficientes Motivos, para no pararnos en  la F; la fisioterapia tiene muchas más Letras.

Continuemos avanzando y creciendo en un círculo que, si sabemos mirarlo desde la perspectiva adecuada, es una esfera llena de posibilidades.

… El gremio dormido tiene ranuras en el muro.

Algo de luz se cuela en una ventana.

Algunos bostezan y se desperezan.

Que alguien se quede despierto, por favor.

water_lilies_claude_

El regreso

perro

Has llegado de las vacaciones, o peor, no has tenido, o peor, ni si quiera sabes qué es eso.

El box, la sala ,el “gimnasio” , llámalo como quieras ( ellos lo llamarán de cualquier forma), te espera y el año comienza un 1 de septiembre. Tardes cortas de sol, tardes largas de fisio… venga ¿ qué camino escoges?

Por que, como en la vida, no siempre el camino correcto es el que proponen las señales…

Esta entrada se lee de la siguiente forma: si te conformas con seguir las señales, si lo deseas,sigue leyendo. Si no te conformas, por favor, píllate unos cascos, pínchalos y toma éste camino, si quieres, claro.

¿Preparado?? Quizás debas conectarte a un pc o mac si no puedes oir y leer a la vez.

 

¿ listo?

 

 

Ya!

Comenzamos, venga te dejo unos segundos…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Somos una profesión llorica.

Nos gusta regodearnos en nuestras miserias;

¿qué hacemos?, ¿nada?

¿qué hacemos?, ¿algo?

Ahora es el momento de dejar de llorar y tomar el camino.

Ser rebelde no significa ser incorrectos,

Movimiento y función. NO, en serio, MOVIMIENTO Y FUNCIÓN.

Tómatelo con calma, pero tómatelo.

Haz tuya la fisioterapia, haz de ella algo de lo que sentirte orgulloso.

No te líes, sabes cómo no hacerlo, sólo te falta concentrarte en el movimiento y la función.

Que nadie te pare como nadie te para cuando haces las cosas por el camino que has elegido.

Sabes lo que tienes que hacer y cómo. Lo sabes muy bien. Por que eres fisioterapeuta, por que somos fisios.

 

Venga, esto te lo conoces pero no está mal releerlo de vez en cuando.

1.- Una mente abierta, sin asumir nada de forma previa.

2.- No deformar los hechos para que encajen en mi teoría favorita.

3.- Ser metódico, ordenado y estructurado.

4.- Buscar qué información es relevante con el problema de mi paciente, no la que satisfaga mi teoría.

5- Reevaluación sistemática después de cada una de mis intervenciones y hacerlo con la demostración funcional.
6.- No ser juicioso – Basar todas mis decisiones clínicas en evidencia clínica substanciada.
7.- Si suena como un pato, hace cuack como un pato y tiene plumas como un pato, probablemente sea un pato.
8.- Ser lógico. Plantear inferencias razonables de manera jerárquica.
9.- Correlación anatómica no implica, necesaria ni suficientemente, causalidad.
10.- El proceso debe estar centrado en el paciente. No en el ego del fisioterapeuta.
11.- Apoyarse en la mejor evidencia científica externa disponible. Apoyarse en mi mejor evidencia clínica coherente.

12.- Entrenar la metacognición: la cognición que ilumina críticamente nuestro proceso de razonamiento.
13.- La Fisioterapia es, sobre todas las cosas, una estrategia de comunicación con mi paciente.
14.- Preguntar al paciente qué expectativas tiene. Adecuar, si procede, nuestras expectativas a las suyas.
15.- Cuando se pierde el control en la exploración-tratamiento: parar y volver a empezar.

En este punto espero que no puedas dejar de moverte

 

 

 

16.- Lo relevante no es cuánta teoría sé, sino cuanta soy capaz de relacionar claramente con el problema principal de mi paciente.
17.- Cuanta más teoría sepa, más probabilidades tendré de “unir los puntos” con la matriz clínica.
18.- El conocimiento teórico es fundamental. Pero impera la clínica de cada paciente en cada momento.
19.-“Tissue is the issue” y a la vez “tissue is not the issue”: Relevancia la marca mi paciente.
20.- Siempre el tejido, nunca olvidar el SNC. Siempre el SNC, nunca olvidar el tejido.
21.- Movimiento y Función, movimiento y función, movimiento y función, movimiento y función, movimiento y función.

Feliz otoño, nos vemos en Málaga.

Salud

Imagen | perro

Y dale con los fisios

cristobal mendez

_ Lo más importante para que una flor crezca es el sol. Sin duda la luz solar es lo imprescindible_ dijo el sol.

_ Te equivocas por completo. Si no hay agua nada tiene sentido. La flor se seca_ dijo la nube.

_ ¿Pero estáis todos locos? ¿No veis que sin tierra todo esto sería en vano…?_añadió la arena.

¿Sigo? Mejor no, que las alegorías deben servirse a cuentagotas.

Pongo un ejemplo más científico; más físico.

El uso de los colores complementarios (1) uno al lado del otro, genera armonía, vibración, drama, y movimiento pues se intensifican entre sí. Pero para que no se cree una sensación caótica y desagradable a la vista, uno de los dos colores debe predominar sobre el otro.

Si mezclamos un color con su complementario se neutralizan entre sí obteniendo colores grises, (…).

Cuando deseamos un color específico en nuestro cuadro pero este es demasiado saturado o brillante, y deseamos “apagarlo” un poco, bajarle la intensidad para que no quede tan llamativo, le agregamos una pequeña cantidad del complementario, pero sin que se cambie la tendencia principal del color.

… Ya , ya… científicamente metafórico…

Mejor me paso a datos históricos… Hipócrates, Asclepíades, Galeno… Méndez…

Libro del exercicio y sus prouechos …(2)

Sevilla, 1553

El planteamiento original de este libro radica en la importancia que el autor da al ejercicio físico, es decir, al realizado con “voluntad libre” y ajeno a la actividad laboral. Se distancia de la concepción de los autores antiguos, en la medida en que interpreta el otium como inactividad física, y ésta, según reza la portada es nocer, dañina.

¡Vaya! En el siglo XVI un andaluz diciendo semejantes cosas…y antes que se publicase incluso “De arte gimnástica”.
Un médico  Onubense escribiendo el primer Tratado de Ejercicio Terapéutico; un médico Italiano escribiendo una de las obras fundamentales de la educación física.
Mejor la historia para los historiadores y los docentes. Y la ley para los legisladores, ( no voy a entrar en competencias, que están bastante claras).
Si Méndez viviese en el siglo XXI sería Fisioterapeuta.
Si lo hiciera Jerónimo Mercurial, probablemente sería Licenciado en Educación Física.
Y si la flor hablase diría que lo más importante es la semilla.

 

Clave práctica para encontrar el complementario: mira fijamente {el color } por 30 segundos y luego mira una pared u hoja en blanco, en la cual por efectos ópticos verás un “fantasma” del color complementario. (1)

Quizás si usamos las competencias de manera complementaria, pero desde la inteligencia de una visión amplia nos evitaremos ver tanto fantasma.

 

 

 

Imagen| Cristobal Méndez , Libro